Pasar al contenido principal

Jóvenes solidarios: ¡Los proyectos no se detienen durante la pandemia!

Un equipo de estudiantes de secundaria en Maryland, EEUU, construyó un dispositivo que permite a las personas en sillas de ruedas poder pasear con sus bebés. 
La idea nació cuando los estudiantes de Bullis School, una escuela privada ubicada en Potomac, supieron que una de sus maestras estaba esperando un bebé y que su esposo, que tenía problemas de movilidad, nunca podría salir a pasear con su propio hijo. La preocupación de la pareja crecía, y fue entonces cuando Chelsie, la maestra, fue a ver a Matt Zigler, un colega que dirige BITlab, el laboratorio creativo de la escuela, e imparte un curso llamado "Making for Social Good". Pensaron que él podía construir algo para ellos, pero el profesor fue más allá: planteó la necesidad a su clase. Los estudiantes idearon un proyecto al que llamaron "WheeStroll", con la esperanza de ayudar no solo a la pareja que esperaba su primer hijo, sino a muchas otras personas con discapacidad motora. 
Después de semanas de prueba y error, los estudiantes terminaron con éxito dos diseños: un accesorio que funciona como cochecito de bebés, de estructura metálica para conectar un asiento de automóvil a una silla de ruedas, y el adaptador para cochecito de silla de ruedas WheeStroll, que utiliza piezas impresas en 3D para unir un cochecito completo a una silla de ruedas.
Una semana después de que naciera el bebé, el producto estaba terminado. Fue muy emocionante tanto para la familia como para los estudiantes y toda la escuela y la comunidad, ver el resultado. Además, el equipo de Bullis School ganó dos premios internacionales del Make:able 3D Printing Challenge por este proyecto: "Mejor historia inspiradora" y "Mejor diseño interactivo".
Para conocer en detalle el proyecto, pueden leer el artículo publicado por la CNN aquí: https://edition.cnn.com/2021/07/25/us/wheelchair-stroller-high-school-baby-teacher/index.html

Compartir: